¿PARA QUE SIRVE?

Mediante la certificación energética se puede saber el comportamiento energético de un inmueble, cómo mejorarlo para que consuma menos energía y, por lo tanto, reducir el importe de las facturas de luz, agua y gas.